Search
  • JJ

Aquí mi primera historia, La Sombra Olvidada

Updated: Feb 25

En los siguientes párrafos verán una historia de un detective olvidado, de un crimen sangriento, y de una resolución familiar. (al final de que lean la historia, denle sus criticas, y les traeré la corrección)

En las noticias de última hora, se relata el reciente crimen dentro del Acropolis Museum, nadie escapó de ahí, incluso el ladrón, un asesino, el verdugo de más de 30 guardias, el pillo que robó la corona de Julio Cesar, el que supo atraer a su presa de la única forma en que se puede llamar la atención de todo el mundo, del único destino que nos aguarda a todos tarde o temprano, la muerte, un simple momento, cuando toda nuestra vida pasa frente a nuestros ojos, y nos damos cuenta de todo el tiempo que desperdiciamos. Ahora lo único que queda por esperar es que él reciba el mensaje, y que muerda el anzuelo, o más bien que lo acepte.


En el apartamento 315 del Club House Madrid, que se situaba dentro de la capital de España, una mañana nublada se vislumbra en todo el ambiente. Dentro del apartamento se escucha y se huele el sonido y el olor de un café siendo servido en una taza que decía “EL MEJOR DETECTIVE DEL MUNDO”, una persona coge la taza y se sienta en un sofá que se situaba en el balcón del apartamento, bebe de ella, y luego simplemente queda mirando el oscuro horizonte que nublaba la luz del sol, entonces un celular al lado del sujeto empieza a sonar, alguien estaba llamándolo, por consiguiente coge el teléfono que estaba en muy mal estado, agrietado, e incluso mostrando los circuitos, sin dudarlo ni un segundo el señor responde, y con una voz grave y ronca dice:

-¿Quién es y qué quiere?-.

-¿Es usted el detective Igor Galandriel?-. dice una voz femenina al otro lado del teléfono.

-No, ya no soy detective, así que busque otro para que encuentre sus llaves del auto, adiós-. dice Igor mientras mira el teléfono y trata de colgar la llamada, pero la acción es interrumpida por la dama.

-No!, espere, le tengo un caso, un robo en un museo, el Acropolis Museum en Roma-.


Entonces el señor Galandriel, con una voz incluso más grave dice:

-Detalles, señorita-.

-El museo queda en Italia, robaron la joya más preciada del museo, la corona de Julio Cesar-.

-¿Y?-.

-Bueno, desafortunadamente 30 de los 32 guardias del museo, fueron asesinados, unos a sangre fría, otros a disparos... y otros degollados o ahorcados-. dice la mujer con voz temblorosa.

-Así que fue una masacre-.


Esto último es lo que dice el ex detective, y durante un rato se queda en silencio, pensando que va a decir, si colgar o si aceptar, pero antes de que pudiera decir una palabra, la joven dice en tono imperativo:

-Mire, mi nombre es Nía de Ángelo, soy la gerente de este museo, y quiero saber quien hizo esto, sabemos que el ladrón no ha salido, ya que este dejó una nota gigantesca de sangre en la pared, diciendo, que lo encontráramos, y que no saldría de aquí hasta haberlos humillado, los policías no saben hacer nada, más que solo enviarnos a un analista en casos, así que solo le digo esto, acepta el caso, o no señor Galandriel-.

-Si, mi lady, pero cobró 1.000 al día, consígueme un vuelo hacia Roma, y llegaré ahí en 4 horas, ¿claro?-.

-Como el agua, lo veré por la tarde, adiós-.


Entonces sin dudarlo ni un segundo, Igor corre por el pasillo de su casa yendo hacia su cuarto, abre su armario, y se encuentra con un viejo amigo, su traje de detective, se pone primero un pantalón negro, después su camisa negra manga larga, luego su chaleco gris, el cual estaba sucio y empolvado, mira sus medias moradas, que solo por curiosidad olio, lo cual casi lo desmalla, pero se recupera y se las pone junto sus zapatos de cuero negros, que ya le quedaban apretados, se pone su saco negro, su sombrero gris, y finalmente se queda mirando la pipa, que estaba vieja y medio gastada, pero funcionaba, la coge con su mano derecha, la cual tenia un cicatriz de hace muchos años atrás, limpia su objeto con un pañuelo, y lo guarda en su bolsillo, antes de irse, coge las llaves de su auto, y va al balcón, en donde al celular le llega el permiso de abordaje de un vuelo hacia Roma, al salir del apartamento, Galandriel cierra los ojos, y dice en voz baja:


-Es hora de renacer-.


El reloj dice 3:00 PM, hubo percances en el tráfico que circundaba por la ciudad, y el montón de turistas que pasaban a cada rato por la calle, cuando llegó al museo, no pudo evitar ver la escena en su entrada, 3 cuerpos con uniforme de guardia, se veían colgados por el cuello a 6 metros de altura, fue horrible, pero extrañamente familiar. Entonces un policía con su uniforme, un chaleco antibalas, y unas gafas, llega y le dice:

-Me imagino que usted es Igor Galandriel ¿cierto?-.

-Es correcto Oficial, pero lo que importa en este momento no es mi nombre-.dice el detective mientras camina hacia el museo y entre por la puerta-Claramente el ladrón quería llamar la atención de alguien cuando dejo 3 cuerpos colgantes, además que si aún no ha salido del museo, es porque quiere que alguien venga y lo descubra-.

-¿Y por qué el ladrón no ha salido del museo, si es que ya tiene su premio?-. dice el agente de policía.

-Porque si solo hubiera sido un robo, no hubiera matado a 30 guardias, como ya dije, está buscando a alguien. Me imagino que ya revisaron el techo y en los ductos de ventilación, en caso que se haya escabullido por ahí, y claro, creo que también revisaron las columnas en caso que haya alguna bomba, hicieron eso, cierto oficial… bueno, discúlpeme, se me olvido preguntar, ¿Cuál es su nombre, y en que se especializa?-.

-Yo soy Joseph Galandriel, analista en casos, y lo único que le concierne a usted sobre mi, Igor, es que soy su hijo-.


El viejo Galandriel no sabía que lo había golpeado, solo llega, y resulta que ese policía inútil del que le hablo Nía era su hijo, después de 33 años de haber nacido, y durante un momento se quedó paralizado mientras el analista empezaba a hablar de todo lo que pasó:

-Se calcula que a las 4:16 de la mañana, el ladrón entro al museo y es porque según las cámaras, este pillo robo la corona del emperador romano, a las 4:30, decimos que entró 14 minutos antes, ya que para matar 30 guardias, sin hacer ruido, sin llamar la atención, y que sin ninguno se diera cuenta de lo que estaba pasando, tuvo que haber un tiempo de entre 10 y 12 minutos, 3 personas por minuto, y para burlar los sistemas de seguridad, de entre uno a dos minutos. La señorita De Ángelo entra al museo a las 6:07, y llama a la policía a las 6:09, llegamos a las 6:13, y vemos el crimen, eso es todo detective-.

-Perfecto, ahora dígame cómo estaban tirados los cuerpos cuando llegaron-. dice Igor por fin.

-Pues aquí mismo habían tirados 9 cuerpos, todos degollados y con sus cabezas tiradas alrededor de los cuerpos-. Dice la señorita De Ángelo que acababa de llegar de almorzar.

-Buenas tardes señorita, su aporte puede ser de suma importancia, aunque si le parece muy incomodo estar aquí, puede irse a su casa-. dice el padre Galandriel cortésmente, pero después recordando el pasado, dice.-Que raro, igual que el caso Crawford-.


Entonces los dos presentes miran al investigador privado, confundidos y fuera de lugar, pero Joseph rompe el silencio inesperadamente:

-Si, tú me hablaste de eso, creo que fue el segundo caso más importante que resolviste, el que reforzó tu fama-.

-Y extrañamente, el que me hizo verdaderamente famoso, fue el caso de los Smith, en el cual una persona fue ahorcada, justo 6 metros sobre el suelo-.


Dice Igor mientras enciende su pipa y corre hacia la sala oeste, donde encuentra el aviso de sangre gigante que se había dejado en la pared, por consiguiente mira a Nía y le pregunta:

-¿Cuál es el grosor de las paredes?-.

-4 metros, ¿por que?-.

-Hagan un hoyo en la pared, puede que el ladrón esté dentro de estas paredes-. dice el detective.

-¿Y podrías decir por qué destruirás el museo, padre?-. le pregunta el hijo de Galandriel, exaltando su voz en las últimas palabras.

-Porque en mi tercer caso, el de la familia real de Inglaterra, descubrí que el espía libanes, uso los túneles de escape de la reina dentro de las paredes, para espiar e ir asesinando con una pistola silenciadora a todas las personas, excepto a su alteza, creo gerente De Ángelo, que el que robo su museo está usando las técnicas de los cuatro casos más importantes en mi vida, los crímenes que me volvieron famoso, que me condecoraron, y que me convirtieron por un momento en el mejor detective del mundo. Supongo que este pillo hizo todo este alboroto por atraerme a mí, no sé por qué, pero si lo hizo por esa razón-.


Dos minutos después, se escucha el ruido de una explosión, la cual crea un hoyo gigante en la pared, por supuesto, la sorpresa es inmensa, al ver que dentro del muro habían pasillos que extrañamente tenían acceso a unos hoyos del tamaño de los ojos humanos, y por los cuales se podía ver el interior de las salas del museo, además estos pasillos secretos eran largos y extensos, interconectados con otros, entonces, de repente el analista en casos corre por el pasillo, dejando los otros atrás y perplejos por la acción, Igor empieza a correr junto a la gerente, mientras que grita:

-Hijo, por favor espera, ¿Qué haces? -.

-Síganme, sé el camino-. dice el policía.


Luego de andar buscando por un rato, las dos personas encuentran a Joseph, quien estaba frente a una mesa por uno de esos pasillos secretos, él estaba sosteniendo un maletín, donde estaba guardando algo brillante, pero mientras Igor trataba de ver que guardaba su descendiente, Nía lo llama, lo que provoca que el joven Galandriel guardará el objeto y cerrará la bolsa de inmediato:

-Señorita De Ángelo, no creía que llegara hasta aquí con mi padre, pero bueno, de todas formas, perdón por correr de esa manera tan inesperada, creía que el ladrón estaba por aquí y que al escuchar la explosión escaparía, aunque no lo haya encontrado, encontré esta mesa que tenía una pistola silenciada de calibre 40 una navaja, un machete, y un pedazo de soga, además de unos planos de todos los pasillos ocultos dentro del edificio-.

-Bien hecho hijo, se nota que eres inteligente, y bien parece que sabes... cada detalle -. le dice Igor tratando de quitarle la mochila a Joseph, pero este último se niega. -Ángelo, creo que se dónde podría estar el ladrón-.


Ya de noche, la gerente del museo reúne a los dos guardias supervivientes, a unos periodistas, y solo por si acaso, a unos escoltas policiales, también un canal de noticias se ofreció para emitir en vivo el testimonio del detective, entonces ya en la sala de exhibiciones, el investigador privado sube a la tarima y con la voz más fuerte dijo:

-Quiero que todos escuchen, hoy he encontrado al asesino y ladrón, de su objeto tan preciado, pero primero, quiero que mi hijo pase al escenario, pues él fue parte fundamental para resolver la investigación, y claro, los dos sabemos quién es el criminal, ¿cierto, Joseph? -.

-Sí, eso creo-. dice el hijo de Igor mientras sube a la tarima.

-Bueno, pues sin más preámbulos, aquí el primer error del asesino, creer que yo olvido algo fácil, el segundo, decir mucho, y el tercero, no darme la evidencia de su crimen, ¿de qué habla detective? se deben estar preguntando, y doliéndome mucho, lo digo-. dice Igor volteándose y señalando a su hijo -Joseph Clark Galandriel, quedas arrestado por homicidio múltiple y hurto-.


El giro en la trama no podría ser mejor, pero no terminaba la conclusión del caso:

-El primer error que hiciste fue creer que olvidará fácilmente los años pasados, mis primeros dos casos fueron privados, nadie supo que las cabezas estaban alrededor o que el ahorcado justo estaba 6 metros arriba del suelo, más que mi familia, quienes eran tú y tu madre. Segundo cuando entramos al túnel dijiste que conocías el camino, la pregunta es ¿cómo? y además si es que no sabías que había pasillos secretos, entonces porque dijiste lo anterior, porque corriste desesperadamente cuando nosotros no sabíamos el camino. Por último, cuando te encontramos en esa mesa tenías una mochila en la que encontraste las armas del asesino, y cuando dijiste la pistola silenciadora, y sé que eres analista en casos, pero no en sí policía, como supiste que era de un calibre 40, cuando tienes que analizar la bala, y además ¿Qué era lo que guardabas que era tan brillante que se veía en la oscuridad? insisto que me des el maletín-. Por acto seguido, el recién descubierto asesino le entrega la mochila de la cual Igor saca el objeto brillante y dice -Como ven, aquí la corona de Julio Cesar, y las armas que usó mi hijo en su crimen-.

-Arréstame padre, si yo soy el asesino de esos hombres, pero lo hice para atraerte y para echarte en cara esto, mi madre murió, y fue por tu culpa, tú nos dejaste sin nada cuando te separaste ella solo por dinero, morimos de hambre por mucho tiempo, tú eras familia, nos alejaste, al final eso siempre has hecho-.

Finalmente, después de eso Joseph es arrestado, el caso es resuelto, pero a gran precio, y solo por haber sido visto por todo el mundo, ya es famoso, Igor Galandriel.


38 views1 comment

Recent Posts

See All